¿Quiénes deben cumplir con las normas ISO 9001/22000?

Compartir con:

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest


Las normas ISO 9001/22000 son requisitos que aseguran la inocuidad de los alimentos a lo largo de la cadena de suministro, por ejemplo, es una garantía de que un alimento no perjudicará al consumidor desde la granja en el que se cría el ganado para obtener carne hasta el tenedor en el que es servida la comida. No obstante, bajo este enfoque: ¿quiénes deben cumplir con la normativa? ¿también aplica para pequeños comercios?

ISO 9001/22000 son normas internacionales publicadas a partir del 2005, y desde entonces, pueden ser aplicadas a cualquier empresa, ya que proporcionan beneficios en cuanto a la eficiencia de los procesos de preparación y las técnicas de especificación de los productos y servicios. Además, pequeños comercios pueden sacar el máximo provecho dado que ayudan a mejorar la gestión de calidad, competir con otras compañías más grandes y encontrar mayores oportunidades en el mercado.

En pocas palabras, no hay diferenciación en cuanto a quienes deben cumplir con la normativa: esta ha sido desarrollada para que todas las industrias que participen en la cadena de suministro de alimentos (directa o indirectamente), puedan ofrecer seguridad e inocuidad en sus productos. Entre algunos sectores que deberían incluir los requisitos ISO, destacan los siguientes:

  • Restaurantes, transporte de alimentos, distribución.
  • Productores de ingredientes químicos, como vitaminas, aditivos, entre otros.
  • Encargados de empaquetar (bolsas, cajas, etc.).
  • Cultivos y agricultores (incluso los proveedores de alimentos para animales).
  • Procesadores de jugo, agua, harinas, carnes, aceites, etc.

¿Cuál es el objetivo de que estos sectores cumplan con los certificados?

Básicamente, lo que se busca es optimización para que cada día puedan ofrecerse mejores productos a los clientes, y no solo desde un plato de comida servido en un establecimiento, también desde la gestión más básica como son los productores, ganaderos, transporte, etc. De ser así, es mucho más fácil administrar un negocio e impulsarlo hacia la eficiencia y con buenos beneficios.

Asimismo, un adecuado control en toda la cadena hará que los clientes aumenten la credibilidad y la confianza y, por lo tanto, puedan aumentar las ventas, lo que es un punto a favor para competir y ofrecer servicios de calidad y cada vez mejores.

Deja un comentario